General

¿Te agarró la lluvia? ¡Salva tus zapatos!

A todos nos ha pasado: creímos que no iba a llover tanto, se nos olvidó mirar cómo iba a estar el clima, no nos van las botas de hule y… ¡se nos mojaron los zapatos en la lluvia!

Primero, respira; aunque parezca el fin de ese par apañador, puede que no lo sea. En Urbana Lavandería nos preocupamos por todas tus prendas, así que hicimos una lista de Seis Tips Para Salvar Tus Zapatos De La Lluvia:

El tip número uno es:

Limpiar antes de secar: cuando tus zapatos se mojan con lluvia, no solo es la humedad lo que los daña, sino también la suciedad que deja manchas espantosas. Antes de intentar cualquier método para secar, debes encargarte de limpiar muy bien tus zapatos, con un cepillo de dientes viejo o una goma de borrar. Dependerá del material del calzado.

Para materiales delicados, recomendamos:

La magia del arroz:

¡Que lance la primera piedra el que no salvó su teléfono celular de un chapuzón gracias a la absorción del arroz! Este poder mágico también funciona con los zapatos, así que puedes rellenarlos con arroz. Al pasar el tiempo, estarán como si nada.

-Papel periódico:

Perfecto para zapatos de piel y otros materiales muy delicados, funciona igual que el arroz. Puedes rellenarlos con bolas de papel periódico y además envolverlos para mayor seguridad. Si te da miedo que la tinta pueda manchar, apóyate con una capa de arroz.

No tengo tiempo, ni secadora:

Digamos que no hay secadora a mano y además tus zapatos mojados son de un material muy sensible al calor, entonces debes ocupar un ventilador. Debes ingeniártelas para colgar tus zapatos con la boca hacia el ventilador. Hay videos de cómo puedes deformar colgadores de alambre para esto. Recuerda que puedes aprovechar las rejillas de muchas formas, lo importante es que recuerdes quitar las agujetas y sacar las plantillas de los zapatos.

Para zapatos más resistentes al calor:

La vieja no tan confiable:

Sabemos de muchas historias sobre la maravilla de secar los zapatos colocándolos detrás del refrigerador. Y sí, de verdad funciona: es calientito y no tan dañino como una secadora, pero puede dañar tu refrigerador. Si estás muy urgido, no tienes secadora, ni ventilador, ni puedes esperar los poderes del arroz o papel, recurre a esto SÓLO si tu refrigerador tiene rejillas en la parte de atrás.

Cómo utilizar la secadora sin dañar los zapatos:

Si el par desafortunado no es de cuero, goma u otro material que pueda ser terriblemente afectado por el calor, puedes recurrir a esta forma.

Introduce algunas prendas en la secadora y cuelga los zapatos de la puerta de la secadora, con la suela mirando hacia afuera.

¿Cómo colgarlos? Déjale puestos los cordones y coloca sus puntas por fuera antes de cerrar la puerta de la secadora. Asegúrate de los zapatos queden centrados y con la suela mirando hacia afuera antes de cerrar la puerta. Inicia el ciclo, ¡y listo!

Nuestro tip estrella es:

La prevención natural: ¿sabías que la cera de abejas protege las telas de la humedad y no se ve, no daña el tejido ni lo cambia de color? ¡Pues sí! Como todo lo que hacen estas amigas fenomenales, la cera de abeja es óptima para evitar dañar tus zapatos con los chubascos inesperados. Solo debes frotar un poco contra el material de tus zapatos y listo.

Ahora que sabes cómo cuidar, mantener y recuperar tus zapatos esta temporada, ¿has pensado qué harás con tu ropa?

Te recomendamos la dejes en nuestras manos, ya que trabajamos con la más alta calidad de equipos, materiales y el ingrediente no tan secreto: el amor por la ropa. Mira aquí nuestros planes y servicios ¡y disfruta tu tiempo libre!

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *